domingo, 10 de abril de 2016

Mª DEL MAR ROMERA

INTELIGENCIA EMOCIONAL


- Maestra licenciada en Pedagogía y Psicopedagogía.

- Especialista en Inteligencia Emocional.

- Ha escrito libros dedicados a la escuela, la infancia y la 
   didáctica activa.

- Actualmente es la presidenta de la Asociación Pedagógica     
   Francesco Tonucci.

- Trabajó en todas las etapas del sistema educativo (infantil,   
   primaria, educación especial, secundaria, formación 
   profesional y universidad).



Merece la pena leer y pararse a pensar en 
algunas de sus interesantes afirmaciones:


  • Hay que respetar nuestros orígenes (abuelas, abuelos, madres, padres,...).
  • Las niñas y los niños necesitan límites para cruzar la vida con prudencia.
  • Necesitan comprensión, autoestima, independencia y amor.
  • Hay que escucharles sin prisa.
  • Ellos hacen lo que les enseñamos a hacer.
  • Respetar el tiempo que necesitan para crecer despacio y tranquilos.
  • Acompañarles serena y confiadamente.
  • Dar importancia al cuerpo, no sólo a la cabeza.
  • Las niñas y los niños son complejos, interesantes, capaces de ser fuertes. Hay que respetar su complejidad emocional y quererles por lo que son, no por lo que hacen.
  • Aprender a gestionar y regular nuestras emociones.
  • Hay que conseguir una emoción adecuada para cada propuesta de aprendizaje.
  • Integrar las emociones sin juicios de valor y sin ideologías, potenciando la creatividad.
  • Es preciso saber utilizar el pensamiento crítico para evitar que me manipulen. 
  • Hay que conocer aquello que no quieres conocer para poder utilizarlo y poder criticarlo.


  • Defiende una escuela en la que:

-  Se trabajen las emociones sin emitir juicios de valor.

-  Se aprenda a utilizar la emoción adecuada en el momento  
    adecuado.

-  Se escuche y se aprenda a mirar despiertos.

-  Lo esencial sea invisible a los ojos.

-  El cuerpo, al igual que la cabeza, sea importante. 

- Odiar a alguien porque me hizo daño tenga poco sentido sino 
   le doy otra oportunidad.

- No se deje a nadie en el camino. Sin juicios ni competitividad.


  • La calidad de una escuela es la calidad de los que van dentro.
  • Dar sentido a lo que hacemos. Hacer para vivir.
  • Aprendemos practicando, experimentando, viviendo.
  • La clave para ser feliz no es ganar , sino estar orgulloso de lo que hago y de lo que veo cuando me miro al espejo.
  • La calidad de mi vida depende de la calidad de mis pensamientos.
  • Sentir pensando y pensar sintiendo.
  • Hay que tener ilusión por la vida, por el aprendizaje y por seguir hacia a delante.


Nuestra libertad es nuestra riqueza.


El corazón y la emoción siempre ganan a la razón.

---------------------------

A continuación puedes ver y escuchar una de sus 
muchas interesantes y amenas ponencias, merece la pena:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada